jueves, 22 de agosto de 2013

La dificultad de un tratamiento sin diagnóstico médico

El tratamiento biomédico del autismo presenta una gran complejidad, dado que el autismo es un diagnóstico psicológico, no médico, de difícil caracterización y que representa un inmenso cajón de sastre donde se engloban patologías desconocidas, pero que tienen algunos comportamientos externos parecidos.

Por hacer un símil, podemos ver dos personas mareadas por la calle con un mismo comportamiento -movimiento errático…- pero el origen de cada uno puede ser totalmente diferente, uno puede estar mareado por presentar una insuficiencia cardiaca y el otro por haber bebido unas copas de más. ¿Tienen lo mismo? Evidentemente no, pero en el momento actual si los traspolamos al autismo esas personas serían simplemente catalogadas como “mareados” y a los dos se les aplicaría el mismo tratamiento, a uno lo mejoraría notablemente pero al otro poco o nada.

Por ello aunque podamos analizar algunas problemáticas de metilación, desintoxicación, gastrointestinales y neurológicas, siempre podría quedar un gran hueco o pieza para completar el puzzle personal de cada niño, pues el profesional que lo trata ignora que otras patologías asociadas desconocidas para la ciencia a día de hoy tiene ese niño, lo cual puede limitar sustancialmente la aplicación de cualquier tratamiento biomédico.

Creo que los padres cuando empiezan agradecen que les den esperanzas, pero quieren sobre todo que se les den esperanzas realistas, por ello creo que es importante transmitir este concepto a los padres para que tengan claro la disparidad de resultados que pueden darse al aplicar tratamientos biomédicos. Pongamos un ejemplo:

Se estima que aproximadamente un 10% de personas con síndrome de Down tienen autismo a la vez. Hagamos un ejercicio de imaginación y supongamos por un momento que a fecha actual no se hubiera descubierto que el síndrome de Down está provocado por la trisomía del par 21 y que los afectados tuvieran rasgos físicos normales. Estos niños estarían siendo catalogados simplemente como “autistas”, por lo que si van a una consulta biomédica tratarían de mejorar una serie de valores, pero ese niño siempre tendría ese “límite” del down, lo cual sin duda alguna acotaría sensiblemente los resultados que puedan esperarse por mucho que “técnicamente” mejoráramos la dieta, metilación… Evidentemente mejoraría en algo pero nunca al grado de un niño que sólo tiene los problemas que se traten.

Esto explica el porqué de la disparidad de resultados cuando aplicamos tratamiento biomed, donde hay un “subgrupo” de lo que se ha dado en llamar autismo, a los cuales les funciona extraordinariamente bien al punto que pueden llegar a perder el diagnóstico y otro subgrupo al que que le aporta mejoras mucho más moderadas.

El problema es que a día de hoy no hay forma científica a priori de identificar si nuestro hijo forma parte de ese “subgrupo”, dado que la ciencia ignora si puede tener otras patologías asociadas que “limiten” su avance tal como se espera. Sólo los resultados nos irán marcando las posibilidades y nos podrán hacer intuir el hasta dónde podemos llegar.

No se trata de quitar esperanzas, sino de ser realistas. Vamos aplicar un tratamiento a un niño del que no podemos hacer un diagnóstico científico real de toda su problemática. Vamos a analizar una parte de una problemática de la que se conoce más cada días, y vamos a intentar tratarla, mejoraremos en esa área pero si existieran otras problemáticas desconocidas limitaría el resultado, lo cual no quita que si podemos debemos ayudarlo, aunque sea parcialmente. Nadie sabe a priori el límite del niño en su mejoría.

Muchos padres abandonan los tratamientos porque se les da una visión irreal inicial, teniendo ellos la percepción de que su hijo va a recuperarse completamente o sí o sí, y tan pronto no ven unos resultados espectaculares se desinflan y abandonan, aun cuando en realidad sigue habiendo un rango muy amplio de mejora para su hijo, pero que requiere paciencia y entrega.

Esto es una maratón de largo recorrido, no una carrera de cien metros y cada niño tiene su propio camino a descubrir. Hasta donde llega el camino nadie lo sabe, pero como padres tenemos que ser los mayores exploradores y no rendirnos a un determinismo pasivo.

lunes, 18 de junio de 2012

Cómo empezar con la dieta


Sí, es cierto, la dieta libre de "gluten y caseína" mejora a una gran cantidad de niños con autismo. ¿quieres probarla? lee este post para informarte de cómo empezar.
Lo primero nota que he colocado el "gluten y caseína" entre comillas intencionadamente. Estos dos elementos son la parte más conocida, diría que el slogan, pero bajo ningún concepto debemos quedarnos sólo en eso a riesgo de hacer algo incompleto y mal, se trata realmente de una dieta donde eliminaremos más elementos. Para ser más precisos diremos que vamos a implementar una dieta biomédica donde en resumen eliminaremos todo lo que sobra.
Quiero que en primer lugar entiendas qué es lo que está pasando y pues porqué mejoran los niños.
¿PORQUE MEJORAN CON LA DIETA?
Los niños, y adultos,  etiquetados como TEA tienen un problema médico subyacente, sus conductas son la expresión de un problema biomédico, igual que cuando tienes migraña tu conducta tiende a empeorar porque el ruido de los demás te molesta. Tu migraña no es un problema psicológico, es un problema médico que puede repercutir en tu comportamiento COMO CONSECUENCIA de lo que sufres.
Uno de sus principales problemas, a los que suelen tener una gran predisposición genética,  son las deficiencias en el ciclo de metilación, que es un proceso bioquímico esencial en el cuerpo para muchos factores: comportamiento, atención, desintoxicación, funcionamiento intestinal... debido a estos problemas los niños no desintoxican correctamente. Existe en general una falsa idea de que el problema del autismo es exclusivamente que han sido intoxicados de metales por una vacuna y punto. Las vacunas han podido hacer una aportación en algunos casos, aparte de generar otros problemas, pero aparte de eso todos a través de los alimentos y el ambiente recibimos todo tipo de carga tóxica: metales, péptidos.. pero si nos funciona correctamente la metilación nuestro cuerpo hará una desintoxicación natural.
En estos niños esa desintoxicación no funciona correctamente lo que le provoca muchos efectos. Sin entrar ahora en la amplitud de ese tema, para lo que recomiendo te leas el libro de la doctora Yasko que encontrarás traducido en nuestro foro y en el que entenderás el problema base que tiene tu hijo, a lo que nos atañe directamente a este post diremos que ciertos alimentos estimulan sobremanera el neurotransmisor glutamato provocando desequilibrios bioquímicos cruciales en el ciclo de metilación, así como debido a los problemas de desintoxicacion los niños no pueden eliminar los péptidos (tóxicos) provocados por muchos alimentos algunos de carácter opiaceo, también los azúcares nos estimularan el desbalance intestinal provocando la floración de hongos y bacterias de todo tipo, todo esto conlleva igualmente problemas intestinales relacionados intimamente que agravan aún más la situación. Estos péptidos y tóxicos inciden de forma directa en comportamientos típicos del autismo como la sensación de desconexión, falta de mirada, irritabilidad... de ahí que su eliminación conlleve una mejoría visible.
ALIMENTOS A ELIMINAR
Más que alimentos debemos vigilar ingredientes que no pueden consumir, hay que tener mucho cuidado porque hay muchas fuentes ocultas por donde pueden entrarnos, por lo tanto desde ahora deberás mirar MUY detenidamente las etiquetas. Es importante que entiendas que esto no tiene nada que ver con la celiaquía, tu hijo puede no ser celiaco pero se ve afectado por los motivos expuestos anteriormente.
  • Gluten. 
  • Caseína, lactosa. Cualquier producto derivado o proveniente de leche de origen animal. Debes prestar mucha atención porque se usan en infinidad de productos, es muy habitual por ejemplo que un chorizo contenga lactosa.
  • Glutamato. en cualquiera de sus vertientes, hay infinidad de alimentos procesados, chucherías, patatas.. que contienen glutamato. Se camufla bajo cualquier ingrediente que empieze por E6... como el E621. Leete este post para un detalle completo http://singlutencaseina.mforos.com/[....]76074-fuentes-ocultas-de-glutamato/ Este es uno de los ingredientes más nocivos sino el que más, de hecho el gluten y la caseína son especialmente problemáticos por la alta carga de glutamato que contienen.
  • Soja.
  • Azúcares, incluido el moreno. No uses endulzantes artificiales excepto el xilytol y stevia. El uso de sacarina, fenilananina y similares es incluso peor que consumir azúcar.
  • Si puedes hazle un análisis de intolerancias alimentarias y evita los alimentos que te indiquen.
  • Como regla general trata de consumir al máximo todo ecológico, cuando más sano y natural mejor. En la alimentación actual se usan antibióticos y todo tipo de sustancias artificiales y excitoxinas que no nos interesa pasen al niño.
En este y otros foros encontrarás mucha ayuda sobre como sustituir estas cosas, aunque siempre es recomendable contar con la ayuda de cualquier nutricionista allí donde vivas, es tan fácil como indicarle que por motivos de intolerancias quieres que te haga una dieta eliminando todos esos ingredientes que hemos dicho para que sea lo más equilibrada posible.
Si como es normal quieres probar a ver si esto funciona debes comprender que o lo haces entero o es probable que sirva para poco o muy poco, de nada nos sirve eliminarle la leche y el pan si luego le estamos dando soja o patatas fritas con alto contenido en glutamato monosódico, o el niño se toma azúcares a diario.
COMO INTRODUCIR LA DIETA
La dieta debes introducirla poco a poco, haciendo una retirada parcial de los alimentos. Debes estar advertid@ que debido a la adicción que le producen a los niños los componentes opiaceos que circulan por su cuerpo, podrían experimentar de inicio una especie de "mono" con un empeoramiento aparente, esto pasará al poco tiempo para notar las mejorías. Si te ocurre no te alarmes, de hecho es un buen síntoma de que está afectando.
¿Y DESPUES QUE?
Si has visto mejorías en tu hijo debes preguntarte seriamente el porqué ha mejorado. Si ha mejorado, como hemos visto antes, es porque hemos empezado a quitar cosas que lo dañaban, pero no lo dañan porque sí, no podemos quedarnos ahí, tenemos que pasar a correguir lo que lo daña. El doctor Sidney Baker resumía magistralmente nuestro objetivo:
QUITAR LO QUE DAÑA Y AÑADIR LO QUE FALTA
Hemos quitado lo que daña, pero debemos añadir lo que falta para solucionar, tratar, sus problemas biomédicos que originan todo el problema, quitar lo que daña sin añadir lo que falta nos provocará sólo un resultado modesto, es preciso acometer el problema base para lo cual te aconsejamos te pongas en manos de algunas de las opciones biomédicas existentes que puedes ver en este foro. Debes preguntarte ¿qué tiene mi hijo que hace que eliminando esto mejore? es evidente que algo bioquímico ocurre en su interior, no es un tema meramente psicológico. La combinación de la dieta, junto con un tratamiento biomédico adecuado y una correcta terapéutica son las tres patas esenciales para la mejora de tu hijo al límite que el pueda dar.

lunes, 23 de enero de 2012

Se vincula el antibiótico Augmentine con el autismo

En un estudio lanzado recientemente, el conocido antibiótico Augmentine ha sido relacionado con la formación del autismo. El estudio sugiere la posibilidad de una intoxicación por amoniaco provocada por el ingesta del antibiótico en niños. Augmentine se viene dando a los niños desde finales de los 80. Compuesto por amoxicilina y clavulanato potásico, Augmentine es un probado y potente antibacteriano especialmente para infecciones de oído resistentes a la amoxicilina
La producción de Augmentine implica la fermentación del ácido clavulónico. El proceso de fermentación implica grandes cantidades de urea/amoniaco. La ingesta de amoniaco puede dañar potencialmente los intestinos de los niños pequeños así como el cerebro y los tejidos nerviosos. Incluso pequeñas cantidades de urea/amoniaco pueden potencialmente inducir a una sustancia inflamación cerebral o anormalidad.
El estudio, publicaco en Medical Hypotheses, ( 2005 64, 312–315 ), examina a 206 niños por debajo de tres años diagnosticados de autismo. Estos niños tuvieron un ratio de infecciones del oído superior a la población pediátrica normal. Esos mismos niños recibieron una media de 12 tomas antibióticos, representando un total de 2480. De las 2480, 893 de esas tomas fueron Augmentine, de las cuales a su vez 362 se dieron por debajo del primer año.
El Dr. Joan Fallon, científico, investigador del autismo y autor del estudio, indica que "Augmentine es uno de los medicamentos más prescritos a los niños. Su introducción en el mercado para el uso en el tratamiento de enfermedades en niños corresponde cronológicamente con el significativo aumento en la tasa de autismo. Es posible que algunos niños, especialmente aquellos con inmadurez, o otros con riesgo de desarrollar problemas de desarrollo, puedan dañarse tomando este medicamento. Es imperativo que nuevas investigaciones determinen si un subgrupo de niños tienen riesgo de neurotoxicidad debido al uso de preparaciones de clavulanato o ácido clavulánico, especialmente Augmentine".

lunes, 19 de diciembre de 2011

El premio Nobel de medicina Dr. Luc Montagnier, participará en el AutismOne 2012

Bajo el lema "De la verdad al tratamiento" se ha anunciado el AutismOne 2012, la conferencia mundial anual más importante sobre tratamientos biomédicos del autismo, que se celebrará en Chicago los próximos 23 al 27 de mayo. Entre los más de 200 ponentes, sorprende la participación directa del Doctor Luc Montagnier, premio Nobel de medicina 2008 y Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica. Este eminente Doctor lleva tiempo realizando investigaciones sobre el tema, lo que le ha servido para ser víctima de múltiples ataques y descalificaciones por parte del "stablishment" actual, que no tolera que sea discutida su "verdad" de que el autismo es una condición crónica sin tratamiento médico alguno más allá de la "domesticación" psicoterapeutica del niño. Se anuncia igualmente un importante anuncio relativo a las jornadas en breve.Esperamos que la importancia de estos participantes haga reflexionar seriamente a quienes aún piensan que esto es un "cuento".

AUTISMONE 2012
¿Sabes que tu hijo puede ser ayudado? Alguien debe decirte la verdad.
¿Sabes que el autismo es tratable y que los niños con autismo pueden mejorar significativamente o recuperarse? Alguien debe decirte la verdad.
AutismOne 2012 presentará la verdad... la verdad que conduce al tratamiento.
La conferencia AutismOne/Generation Rescue 2012 presentará la verdad de como muchos de nuestros niños han perdido el diagnóstico de autismo. Esta verdad iluminará que el autismo es tratable.Trataremos las estrategias biomédicas que te ayudarán a ayudar a tu hijo.
La verdad es que hay esperanza.
Es el amanecer de una nueva década para nosotros. El amanecer de una nueva era para tu hijo.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

El Dr Shaw promete revelar la causa del autismo el próximo enero

El Dr. William Shaw, uno de los pioneros de los tratamientos biomédicos, ha prometido revelar el próximo enero lo que según él es la causa del autismo basado en sus últimas investigaciones. Esta es la prometedora introducción que el Dr. Shaw hace a su conferencia:

"¿Por qué un país tan atrasado económicamente como Cuba tiene una tasa de autismo 100 veces más baja que Estados Unidos? ¿Por qué la tasa de autismo se disparó a principio de los 80 en USA pero no en Cuba? ¿Podría un simple factor estar causando el autismo que es muy común en USA pero casi completamente desaparecido en Cuba?
Todas esas cuestiones serán discutidas en mi próximo webinar el miércoles 11 de enero. Durante el mismo voy a demostrar como todas las alteraciones bioquímicas en el autismo pueden ser atribuidas a un solo factor. Esta información se dará por primera vez, jamás ha sido presentada antes."

El registro para el webinar es gratuito y las plazas son muy reducidas. Pueden registrarse en https://www1.gotomeeting.com/register/477434968

jueves, 6 de octubre de 2011

Estudio de la universidad de Columbia/Harvard confirma preliminarmente el vínculo entre problemas gastrointestinales y conductuales asociados con TEA


Uno de los coautores,
del estudio Tim Buie MD,
disertará sobre esto
en la próxima conferencia
DAN! en Las Vegas
Un nuevo estudio ha encontrado expresiones de genes alteradas en niños con problemas gastrointestinales y autismo según los investigadores* del  Center for Infection and Immunity (CII)  de la Columbia University's Mailman School of Public Health y de la Harvard Medical School. 
El estudio, titulado Impaired Carbohydrate Digestion and Transport and Mucosal Dysbiosis in the Intestines of Children with Autism and Gastrointestinal Disturbances, encuentra una relación entre la expresión de genes humanos intestinal y la estructura de la comunidad bacteriana y puede proporcionar información sobre la fisiopatología de los trastornos gastrointestinales en los niños con autismo.

Muchos niños con autismo tienen problemas gastrointestinales, junto con los déficits sociales y cognitivos que son el sello distintivo de la enfermedad. El estudio reciente sugiere que las bacterias irregulares en el intestino de estos niños a causa de las variaciones genéticas que detecta puede ser un factor contribuyente. Este hallazgo es consistente con la evidencia creciente de que el autismo es un trastorno biológico global.


Se puede leer el estudio completo en PLos ONE.

*Williams BL, Hornig M, Buie T, Bauman ML, Cho Paik M, et al. (2011) Impaired Carbohydrate Digestion and Transport and Mucosal Dysbiosis in the Intestines of Children with Autism and Gastrointestinal Disturbances. PLoS ONE 6(9): e24585. doi:10.1371/journal.pone.0024585  

martes, 4 de octubre de 2011

Nuevo estudio científico avala la intervención biomédica para el autismo

Como nutricionista que he estado trabajando con niños con autismo por diez años he estado siempre particularmente emocionada por las más recientes investigaciones. Para aquellos que continúan diciendo: “no hay ningún tipo de ciencia ni evidencia tras las dietas y nutrición para el autismo” o “no hay nada que podamos hacer con el autismo”, he de deciros que finalmente vais a convenceros.

En junio de este año, 2011, acaba de ser publicado en el prestigioso “Journal of Nutrition and Metabolism”, un estudio titulado "Nutritional and Metabolic Status of Children with Autism vs Neurotypical Children and the Association with Autism Severity," (“Estado nutricional y metabólico de niños con autismo comparados con niños neurotípicos y la asociación con la severidad del autismo”). Este estudio ha sido desarrollado por importantes investigadores de primer nivel y dirigido por el profesor James Adams de la Arizona State University.

El estudio valida lo que algunos clínicos han observado en su práctica durante años, a saber, que los niños con autismo tienen desequilibrios biomédicos que son un factor muy importante en sus síntomas autistas, y que la dieta y suplementación juegan un papel fundamental en el estado del niño al grado de poder llegar a perder su diagnóstico de autismo. En mi experiencia clínica he sido testigo de cientos de niños que han mejorado enormemente gracias a una acción especializada junto a la dieta y nutrición.

En el estudio se han incluido un gran número de niños (99) y se han investigado un gran abanico de marcadores nutricionales y metabólicos que cuantivamente indican que los niños con autismo tienen un status bioquímico único. En el documento los autores aportan igualmente una interpretación de los resultados medidos y explican los test funcionales, a la vez que hacen una comparación con resultados de estudios previos (a favor y en contra). Creo personalmente que es un excelente análisis del estado actual de la ciencia biomédica del autismo y apoya las experiencia clínica reportadas por todas partes del mundo, a la vez que presenta nuevos datos para guiarnos en el uso de suplementación y dieta.

El estudio compara 55 niños con autismo diagnósticado con 44 niños de control (niños neurotípicos con un arco similar de edades entre 5 y 16 años). Ninguno de los grupos había tomado suplementos nutricionales al menos dos meses antes de iniciarse el estudio

La investigación indica que los niños con autismo tienen niveles de vitaminas, minerales y la mayoría de amino ácidos dentro de los rangos de referencia establecidos, pero sin embargo muchos de sus biomarcadores son significativamente diferentes del grupo de control. Los biomarcadores son una forma de descubrir insuficiencias funcionales de un nutriente midiendo marcadores en las vías bioquímicas que indican una deficiencia, y comparado con la cantidad actual del nutriente en el cuerpo (medido en sangre..etc).

El descubrimiento es muy interesante, es decir, aunque los niveles de un nutriente parecen “normales”, los test de funcionalidad del mismo en el cuerpo indican que su actividad no es normal en niños con autismo. Los test funcionales (que identifican esos biomarcadores) no son usados de forma usual por la mayoría de médicos. Si la comunidad médica está buscando deficiencias nutricionales a través de pruebas standards de niveles nutritivos lo más probable es que no encuentren nada, pero a pesar de ellos como hemos visto existirán insuficiencias bioquímicas nutricionales que serán preciso tratar.

En el estudio se encontraron igualmente biomarcadores de un elevado nivel de stress oxidativo, baja sulfatación y detoxificación, insuficiencias de vitamina y glutation y un reducido transporte de energia, y alguno de estos biomarcadores han sido significativamente asociados con la severidad del autismo. Una vez más encontramos un gran paralelismo con lo que los clínicos que tratan el autismo reportan continuamente, que los niños con autismo tienen muy poca detoxificación, desequilibrios energéticos y un gran stress oxidativo.

Los autores concluyen, “Esas diferencias nutricionales y metabólicas concuerdan generalmente con otros resultados publicados y podrían ser suplementadas nutricionalmente”... Estoy totalmente de acuerdo.

Estos son algunas de las medidas y detalles del estudio

Vitaminas

La biotina fue la única vitamina con una diferencia significativa en niños con autismo (un 20% más baja), mientras que B5, E, y niveles carotenoides mostraron valores “posiblemente signicativos”  más bajos en niños con autismo

La necesidad funcional de ciertas vitamina (folatos y niacina) se evaluó mediate FIGLU y n-methyl-nocotinamida y fueron algo más elevados y posiblemente importantes en el autismo. Esto sugiere una mayor necesidad de folatos y niacina en niños con autismo.

Minerales

Aunque la mayoría de los niveles de minerales testeados estaban dentro de los rangos de referencia neurotípicos, el estudio encontró una estadística sifnificativa en los bajos niveles de litio pero a la vez altos niveles de hierro. El 25% del grupo de autismo estaba por debajo del rango de referencia para el yodo y el calcio.

Sulfatación

El sultafo total  y libre en plasma (necesario para una sulfatación adecuada) fueron muy significativamente menores en los niños con autismo, entre un 28 y 65%. La sulfatación comprende diversos procesos que utilizan el sulfato (azufre) en el cuerpo, como son la formación de glicosaminoglicanos sulfatados (GAGs) del intestino para preservar la integridad intestinal o los compuestos de desintoxicación utilizados por el hígado. El sulfato se usa en muchos procesos biológicos y pues un nivel adecuado de azufre se hace necesario a través de alimentos ricos en él y para ayudar en el reciclaje de los riñones. Los resultados de este estudio avalan las investigaciones previas de la doctora Rosemary Waring quién descubrió que los niños con autismo (y adultos con enfermedades autoinmunes) tienen bajos niveles de sulfato.

Metilación

El estudio acredita que los niños con autismo tienen niveles muy significativamente bajos de SAM (S-adenosylmetionina). La uridina en plasma fue muy significativamente superior en un 93% en niños con autismo. Se cree que la uridina es un marcador del estado de la metilación, indicando los altos niveles una pobre metilación. Para SAM, SAH y SAM/SAH un 40% del grupo tenia niveles bajos.

SAM es el aportador principal de metilo en las reacciones de metilación (más de cuarenta en el cuerpo). La metilación es importante para la metilación de los neurotransmisores, la proteínas y la metilación del ADN (expresión génica). La metilación afecta al metabolismo de los ácidos grados, las respuestas alérgicas, la mielinización, la energía celular y mucho mas. Una metilación adecuada también es necesaria para que el cuerpo produzca niveles adecuados de glutation.

ATP

El ATP es la fuente primaria de energia para el cerebro y el cuerpo. SAM se convierte a partir de la metionica con adenyosilmetionina transferasa, que requiere ATP. La metionina se encontraba en niveles normales, pero la ATP fue muy significativamente menor en el grupo de autismo. Los autores sugieren, “los bajos niveles de ATP son por lo menos parte de la razón de la disminución de los niveles de SAM”. ATP es requerido por el riñón para reabsorver el sulfato y “reciclar” la misma. Los autores creen que la disminución de ATP es un importante contribuyente a la disminución de los niveles de sulfato en los niños con autismo.

Yo creo que los oxalatos pueden ser un factor. Cuando el sulfato es insuficiente, el oxalato (en lugar del sulfato) pueden ser transportados a la célula en el transportador de sulfato y "estropear" el trabajo de la mitocondria, que afecta a la ATP y al metabolismo de la energía. ¿Podría haber un "círculo vicioso" en el trabajo, donde se necesita sulfato adecuada para producir ATP y ATP que se necesita para el reciclaje de sulfato? Dados los beneficios que he observado con la dieta baja en oxalatos, daría la bienvenida a una mayor investigación y discusión de esta posibilidad.

Estrés oxidativo

La reducción de plasma glutation (GSH) era muy significativamente menor en los niños con autismo. Los tres marcadores de estrés oxidativo fueron muy significativamente mayores en los niños con autismo, glutatión oxidado (GSSG), GSSG/GSH relación,y nitrotirosinaen plasma. NADPH, un precursor de la ATP, que se necesita para reciclar GSSG a GSH. NADPH se encontró que era significativamente menor en el grupo de autismo. Estos resultados también fueron consistentes con el trabajo de la Dra. JillJames, quien encontró niveles bajos de glutatión en los niños con autismo (así como el beneficio positivo de ciertas formas de folato).

El glutatión es imprescindible para prevenir el estrés oxidativo. Además de ser un antioxidante, que apoya la desintoxicación adecuada, la inflamación, la lucha contra los patógenos, y mucho más.


Aminoácidos en plasma

Dos aminoácidos usados ​​en la construcción de neurotransmisores fueron significativamente diferentes de los controles. Eñ triptófano, precursor de la serotonina, fue significativamente menor en el grupo de autismo, y el glutamato, un neurotransmisor excitatorio, fue significativamente mayor. El triptófano bajo puede desempeñar un papel en la depresión y la falta de sueño, y el glutamato es un factor de hiperactividad. Otras diferencias fueron significativas, posiblemente, como la tirosina y fenilalanina disminuyó ligeramente y la serina ligeramente superior.

Intervención dietética y suplementación

Este estudio apoya el uso de la intervención dietética para el autismo (individualizado para el niño). Hay muchos datos valiosos que se desprende de este estudio sobre la manera de aplicar y ajustar la dieta y los suplementos para el autismo.

La ingesta adecuada de proteínas es crucial para los niños con autismo. La disminución de los niveles de aminoácidos como el triptófano, la fenilalanina, y taurina lo más probable es que indiquen la necesidad de aumento de la ingesta de proteínas o la correcta digestión de las proteínas (posiblemente a través del uso de enzimas digestivas). La suplementación con aminoácidos individuales, en particular las consistentes con los signos de deficiencia, puede estar justificada. Por ejemplo, la suplementación con triptófano o 5-HTP puede ser útil con un bajo nivel de triptófano.

Este estudio resalta la necesidad de alimentos ricos en antioxidantes y los suplementos de antioxidantes para los niños con autismo.

La suplementación con biotina, ácido fólico, vitamina B12, liposomal glutatión, SAM,  litio, sulfato, y muchos otros nutrientes son importantes (sobre un estudio individualizado) para niños con autismo.

Las dietas que eliminan ciertos alimentos y sustancias que provocan o contienen glutamato mejoran la sulfatación y metilación. Para los niños con estas deficiencias bioquímicas, estas dietas pueden ser muy útiles. Me alegro de ver como esta investigación, además apoya lo que clínicamente observo día a día.

La dieta de bajas en oxalatos ha sido muy útil para muchos de mis clientes con autismo. Más discusión  se necesita sobre el papel del oxalato en el estrés oxidativo y la baja ATP encontrados en este estudio en niños con autismo. Para estos niños, la dieta bajas en oxalatos puede resultar especialmente útil.

Beneficio para el autismo

Estoy muy agradecida a los científicos e investigadores como el Dr. Jim Adams, cuya dedicación ha ayudado a miles de padres y  médicos para obtener información útil sobre intervención del autismo.

Este estudio de Adams,en gran medida aumenta nuestro conocimiento de estos factores y refuerza aún más el lema de "El autismo es tratable". Se consolida una comprensión básica de cómo la intervención de la dieta y la nutrición beneficia al autismo y ayuda a los nutricionistas como yo, frente a los detractores que niegan la dieta máxima de Hipócrates "Que la comida sea tu medicina" con la pregunta "¿existe un estudio de doble ciego para apoyar cambios en la dieta?"

!!Sí, lo hay!!



Julie Matthews